Vence el frío a cucharadas

“Se acerca el invierno”, dicen en una ya clásica serie de televisión. Pero eso no es así, el invierno ya está con nosotros y se ha traído a sus aliados: el frío, la nieve y la escarcha. Si fuera de casa sabes enfrentarte a ellos sumando capas y capas de ropa bien cálida, en casa no solo dependes de una buena calefacción o estufa y tu manta favorita, sino que también puedes combatirlos con una cuchara y un cucharón, los instrumentos necesarios para cocinar esas recetas que te suben el ánimo y la temperatura desde el primer bocado.

 

Una despensa polar

Todos nos acordamos de las lentejas, potajes y cocidos que se hacían en casa cuando éramos pequeños, esas ollas haciendo chup, chup durante horas con un montón de verduras, legumbres y carnes y esos aromas que ahora buscamos en nuestros platos. Aunque creas que se trata de recetas complicadas o que necesitan de demasiados ingredientes, la realidad es otra. Para preparar estos platos de cuchara solo necesitas una despensa bien organizada, comprar verduras de temporada y escoger las carnes que más te gusten. Hay una serie de productos básicos que necesitas tener a mano sí o sí. Toma nota y no los olvides en tu próxima lista de la compra.

 

Legumbres secas y en conserva: son productos con fechas de caducidad muy lejanas en el tiempo y que usarás en invierno pero también en verano. Además, te servirán para cocinar recetas deliciosas en cuestión de minutos.

Caldos: de pollo o de verduras, en brik o en dados, te ayudarán a realzar el sabor de los guisos y te ahorrarán un montón de tiempo. También puedes congelar los arreglos para caldo de carne y hervirlos cada vez que quieras hacer un buen cocido.

Especias y hierbas secas: son la clave de los aromas que llegaban a tu nariz de pequeñito. Que no falten la pimienta, el tomillo, el pimentón dulce y el picante o el comino, que ayudará a rebajar la pesadez de los estofados de legumbres en el estómago.

Verduras y hortalizas: a los productos clásicos como la cebolla, la zanahoria, la patata o el pimiento deberás añadir otros como el puerro, el apio o el nabo, e incluso innovar con la calabaza. Además, podrás congelar algunas, como los guisantes, las habas o las judías verdes.

Carnes: aunque muchos platos de invierno pueden hacerse con o sin carne, un buen estofado necesita de su ingrediente principal, el cerdo o el vacuno, y muchas recetas de legumbres se completan con un buen trozo de embutido como el chorizo.

Preparen sus cucharas

Si ya estás convencido y te vas a enfrentar al frío con un escudo en forma de puchero, tenemos algunas ideas que te reconciliarán con el duro invierno, pero que, seguro, te pondrán unos nuevos deberes: ¡no podrá faltarte el pan en casa!

 

Para fans del “salseo”

Pollo estofado

Para “lentejeros” con tiempo

Lentejas a la jardinera

 Para saciar tu antojo de cuchara en minutos

Lentejas exprés

Para darte un homenaje a ti… y a tu abuela

Migas de la abuela