Volver al listado de recetas

Huevos benedictinos

El ‘brunch’ es esa mezcla de desayuno y almuerzo que te permite disfrutar de algunos ingredientes reservados para otros momentos del día como los de los huevos benedictinos. Cuando pruebes la deliciosa salsa holandesa verás como se convierten en la estrella de todos tus fines de semana.

Huevos benedictinos en un plato con una buena presentación
Icono de un primero

Plato

Primero
Icono de personas

Raciones

6

Dificultad

Hoy me siento superchef
Icono de olla

Tiempo

1 hora

Ingredientes

Icono de listado

Para la salsa holandesa

  • 4 yemas de huevo a temperatura ambiente
  • 200 g de mantequilla
  • Zumo de limón
  • Sal y pimienta al gusto

Paso a paso

Paso 1

Empieza preparando la salsa holandesa. Pon la mantequilla en un cazo y déjala fundir a fuego lento sin removerla y evitando que hierva. Cuando esté derretida, elimina la espuma blanca que aparece en la superficie y deja que se temple. Vuelca la mantequilla en un bol vigilando que el sedimento del fondo no se vierta y resérvala.

Paso 2

Después, pon un bol al baño maría y añádele las yemas, una cucharada de vinagre y otra de agua. Remueve con unas varillas hasta que la salsa emulsione (unos 8 minutos aprox.). Después, retírala del fuego y añádele la mantequilla que habías reservado sin dejar de remover hasta conseguir una crema fina.

Paso 3

Por último, añádele el zumo de medio limón y una pizca de sal y pimienta, todo sin dejar de remover. ¡Y ya tendrás lista tu salsa holandesa!

Paso 4

Llega el momento de preparar los huevos. Vierte en una cazuela las dos tazas de agua, la sal y el vinagre blanco. Cuando esté caliente, casca los huevos y viértelos de uno en uno. Los huevos estarán hechos cuando la clara esté cuajada y la yema tenga un color pálido. Retíralos con la ayuda de una espumadera y resérvalos.

Paso 5

A continuación, abre los panecillos por la mitad y tuéstalos. Coloca sobre cada mitad unas lonchas de salmón o de jamón cocido y sobre estas añade el huevo.

Paso 6

Para acabar, colma el huevo con un buen chorro de salsa holandesa y prepárate para disfrutar de tu ‘brunch’.