Lo reconocemos: ¡somos unos frescos!

Tú ya te habías hecho a la idea de que al súper se iba a por la leche, el agua, los productos de limpieza y todas esas cosas voluminosas que aprovechas para cargar en el coche. Entonces un día decidiste entrar en ese supermercado del que tanto te había hablado tu amigo el Cocinitas, solo para echar un vistazo a ver qué había, claro. Y… ¡Oh, sorpresa! Resulta que tu amigo tenía razón con aquello de que él lo compraba todo, incluso los productos frescos, en Aldi. Con un surtido tan completo y nuestra calidad y precio, ¿cómo no iba a hacerlo?

Cuando un producto es fresco se nota. Y mucho

No hace falta que te lo diga nadie. Sabes perfectamente que, de toda la vida, una buena sandía es la que suena a hueco cuando le das un par de toquecitos. ¡Ay! Pero cuando te la llevas a casa, la pruebas y sabe a gloria, quizá te preguntes si es producto de la casualidad, de tu buen ojo para seleccionarla o si hay algo más. Pues sí. Nos has pillado. En Aldi probamos semanalmente nuestras frutas y verduras para asegurarnos de que tienen el sabor y el dulzor adecuados, y comprobamos su calibre y el punto de maduración para que te encanten. Y es que, donde unos ven una manzana, nosotros te vemos a ti saboreándola y disfrutándola.

w40_c_942x340

Más allá de las frutas y verduras

No nos malinterpretes, pero la expresión “más fresco que una lechuga” se queda un poco corta para nosotros. Y es que dejar fuera a ese pan recién horneado que cruje y sabe a pan de verdad, a esa carne tan tierna, a esos deliciosos huevos de gallina o a ese pescado seleccionado de entre las especies más nobles de caladeros de todo el mundo… pues nos sabe a poco.

Lo que bien empieza, si acaba en tu mesa, mejor

Llámanos pesados, aunque nos gusta más rigurosos. Nos esforzamos mucho por traerte lo mejor a tu mesa, pero no pienses que nos conformamos con eso. Además de velar por la calidad de nuestros productos y cumplir con los estándares de numerosas certificaciones, nos preocupamos por las buenas prácticas en todas las etapas de la producción: desde las actividades precosecha, como la gestión del suelo, hasta su empaquetado, almacenamiento y exposición en nuestras estanterías. Y lo más importante: empezamos con los productos frescos, pero trabajamos para que todos nuestros productos se rijan por estas normas.

Estos de Aldi son unos frescos

Lo reconocemos. Pero es que estamos muy orgullosos de nuestros productos. Por eso trabajamos día a día para que puedas hacer tu compra completa sin que tengas que salir de nuestras tiendas. Y lo más importante: nos encanta dejarte con tan buen sabor de boca para que vuelvas una vez, y otra, y otra…