¿Listo para batir récords?

¿Eres capaz de tomarte un buen puñado de espinacas, una manzana y una naranja en menos de 30 segundos? No hay que ser un gran velocista ni dedicarse a esos concursos de engullir alimentos sin piedad. Conseguir récords como estos está en tus manos si te apuntas a la saludable moda de los zumos y ‘smoothies’.

Un zumo, licuado pero no batido. ¿O era al revés?

Lo primero que tienes que saber antes de lanzarte a combinar frutas y verduras es conocer qué tipos de bebidas puedes preparar con estos alimentos. No te preocupes porque aquí te las presentamos.

Las más conocidas son los zumos. Estos pueden incluir (o no) la pulpa de los ingredientes. Así, si has exprimido la fruta y/o verdura mediante un exprimidor o una batidora, lo que conseguirás es una bebida de consistencia líquida con pulpa. Sin embargo, los zumos que son licuados solo contienen el jugo de las frutas y verduras porque se ha eliminado la pulpa. Utiliza una máquina licuadora o extractora para prepararlos. A menudo se les agrega agua para rebajar la densidad.

Por otro lado encontramos los batidos o ‘smoothies’, que tienen una base de fruta (con pulpa) y se suelen mezclar con lácteos (leche o yogur) para lograr una textura más espesa y cremosa. También se les puede añadir un ingrediente congelado (hielo, yogur helado o helado) para conseguir más densidad. Se preparan con una batidora o con una máquina especial para ‘smoothies’.

 

central_w03_smoothie

Limón con pera, apio y…

Los zumos y ‘smoothies’ aceptan combinaciones de frutas, verduras y lácteos con diferentes propiedades nutricionales, texturas y sabores. Aprende a mezclar los ingredientes adecuados, innova y haz todo tipo de pruebas, esa es la mejor manera de descubrir nuevas bebidas para saborear en diferentes momentos del día.

Una buena forma de guiarte es preparar zumos por colores, utilizando frutas y verduras de tonos similares. Puedes hacer licuados verdes combinando manzana, pera, espinacas, pepino o apio; o anaranjados con zanahoria, calabaza, naranja, mandarina o mango; o lanzarte a por el rojo con todo tipo de frutos del bosque, fresas, sandía, tomate o remolacha. En el caso de los ‘smoothies’, la verdura no es bienvenida en las combinaciones con lácteos, pero sí las bebidas vegetales (bebidas de soja y arroz, de almendra, etc.) como base. Prueba a mezclar frutas muy carnosas, como el aguacate o el plátano, con otras más jugosas, como el kiwi o la fresa. Mételas en una máquina para ‘smoothies’ y a disfrutar.

¿Por dónde empezarás?

Si las mezclas no son lo tuyo y prefieres ir sobre seguro, tenemos unas cuantas recetas para que empieces a ‘rockear’ las frutas y vegetales que tienes en tu nevera.

Zumo rojo con remolacha

Zumo verde con espinacas

Batido ‘detox’

Trío de ‘smoothies’ de fruta