La ropa perfecta te la haces tú

Cada persona es un mundo y no hace falta más que echar un vistazo a su ‘outfit’ para darnos cuenta. Los hay que prefieren las líneas a los cuadros y los que se atreven con un estampado de flores; los que marcan tendencia con unos pantalones ‘superskinny’ y los que prefieren unos más prácticos con muchos bolsillos…

Tu estilo puede ser tan especial como tú, pero a veces no encuentras la ropa adecuada para marcarlo como querrías. Por eso siempre viene bien tener a mano una máquina de coser para dejarlo todo ¡a tu justa medida!

No hace falta ser sastre

Es verdad que no puedes empezar a hacerte tu propio vestuario de la noche a la mañana, pero para darle unos retoques solo necesitas un poco de paciencia, originalidad y tener a mano todo lo necesario.

Antes de empezar, es imprescindible que tengas un buen surtido de hilos. Todos los colores son pocos. ¡Nunca sabes cuál vas a necesitar! Igualmente imprescindibles son las tijeras, las agujas y, si te pones a hilar aún más fino, cinta métrica y dedal.

Con todo esto ya tienes un set de costura con el que rellenar tu cajón de sastre. Empieza a enhebrar porque… ¡ya estás preparado!

De un cajón olvidado a tu armario de nuevo

Pensar que en la moda todo vuelve hace que lo guardes absolutamente TODO. Y haces bien porque, si te lo propones, nada pasa de moda.

w42_2_942x340

Que marques la diferencia pende de un hilo

Haciendo limpieza descubriste que tienes en el armario varias camisetas prácticamente iguales que ni sabías que estaban ahí. Bueno, sí lo sabías, pero no podías tirarlas. ¿Y si marcas la diferencia entre ellas y vuelves a usarlas?

Es tan fácil como buscar un trozo de tela con un estampado que te guste y ponerte a patronar. Un lazo para el cuello, un bolsillo o cualquier cosa que se te ocurra. Recórtalo de la forma que más te guste. Cuanto menos convencional sea, ¡mejor! Cuando lo tengas cortado, hazle un pespunte a máquina por los bordes antes de coserlo a la camiseta. Para esto último, puedes usar un poco de lana en lugar de hilo, así con una costura más vistosa conseguirás realzar tu diseño.

Lo nuevo se estrena y lo viejo… ¡se reestrena!

Pero aún hay más. Has encontrado varias prendas un poco rotas y te preguntas: “¿Para qué guardaría yo esto?”. La respuesta es: “¡Para reestrenarlo!”. La moda la haces tú, así que esta temporada se van a llevar los parches. Elige un tejido que les vaya bien a los tonos de la prenda o que haga contraste con ellos y recórtalo en distintas piezas. Repasa los bordes para asegurarte de que no se deshilachan y cóselos encima de esos “agujeritos”. También puedes añadir alguno de más, aunque no haya nada que remendar, para reforzar el carácter de tu nuevo ‘look’ y dejar claro que lo llevas así ¡porque quieres!

Así podrás estrenar tu vestuario tantas veces como posibilidades se te ocurran, pero no te pases. Hay cosas que están demasiado rotas y viejas como para poder renovarlas. Así que aunque sea la camiseta que guardas desde aquel concierto… ¡tírala, que ya toca! Eso sí, si tiene unos botones chulos o un estampado que te gusta, siempre puedes guardarlos para futuras confecciones.